revista graffica

Por qué millones de españoles siguen eligiendo el papel

Parece que nos resistimos a abandonar el papel a pesar de los visionarios que llevan años anunciando su fin. Pero ¿por qué?

Las empresas prefieren seguir imprimiendo todo. Hace un año y medio que se instauró la factura electrónica y los departamentos de contabilidad siguen imprimiendo todo. Es más, se dan muchos casos de duplicidad en los que se trabaja la parte digital cuando es obligatoria pero se mantiene la versión impresa a modo de archivo. ¿Por qué seguimos confiando más en nuestras carpetas físicas que en las digitales? No nos gusta el cambio y las personas se fían más de las facturas en papel.

Burocracia muy poco digitalizada. A pesar de que muchos trámites se realizan en soporte digital, casi siempre implican una recopilación de documentación que ha de ser física. Es más, no vale la que llevas en un pen drive. Los documentos digitales aun son “de segunda”. El papel manda.

Siguen naciendo medios en papel, que funcionan. Podemos hablar de Jot Down Magazine, de PAPEL de El Mundo, Yorokobu, Esquire, Volata, Graffica, Tapas, Dúplex,… Son muchas, variadas y de distintos sectores. Suelen tener un punto en común: el amor por el buen diseño, unos acabados de alta calidad, alto gramaje y un apreciado papel. Estas revistas se guardan. Suele ocurrir con las cosas bonitas y bien hechas.

El papel sigue siendo sinónimo de calidad. Es curioso. Parece que el digital nos absorbe pero luego llegan las encuestas y ¡zasca! las revistas en papel siguen teniendo más lectores que las revistas online. Son datos de AIMC que nos vienen a decir que pasamos mucho rato navegando superficialmente en las redes sociales pero cuando hay que dedicar un rato a profundizar nos gusta más el pasar de las páginas.

La publicidad en papel impacta. En un mundo en el que la atención va a menos, cualquier elemento que ayude a retener marcas y mensajes es un valor seguro. El papel ayuda en ello y cada vez más, las compañías se decantan por las experiencias para lograr llegar a su audiencia. Por eso seguimos viendo publicidad en nuestros buzones, nos leemos el correo ordinario que nos mandan a casa, la publicidad en prensa escrita es tan costosa y se sigue invirtiendo más en diseño para prensa que en diseño para digital. ¿Por qué? Porque lo impreso importa más.

Atracción visual. Una campaña en el metro, el periódico por la mañana, una valla publicitaria gigante, un catálogo anual, un escaparate vinilado… estos son solo algunos ejemplos de opciones publicitarias que nos transmiten mensajes en el mundo físico. No hay duda de que los formatos digitales han llegado para quedarse pero, curiosamente, los formatos tradicionales no han desaparecido. Mantienen su espacio y su ritmo y nadie quiere que esto deje de ser así.

Mensajes “verdes”. El usuario de a pie de calle no se cree los mensajes “ecologistas” de las empresas. De ahí que ese furor por el no imprimir, el cuidar lo que nos rodea no cale cuando proviene de esta vía. Puede hacer un uso sostenible del papel pero no pasa por poner una coletilla al final de los emails.

El mundo está rodeado de elementos impresos. Comunicación, publicidad, marketing, merchandising… todo ello forma parte de nuestras rutinas y no queremos romper ese orden que nos rodea. Imprimamos, pues.

Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies