Primeros pasos con el PDF

Formato muy extendido para compartir archivos

El formato PDF (Portable Documento File) es de los más utilizados para el intercambio de ficheros. Creado por Adobe Systems, es un estándar abierto, flexible y multiplataforma, idóneo para compartir información entre distintos sistemas y plataformas.

A lo largo de sus 17 años de vida, se han ido incorporado funcionalidades de todo tipo, y así, hoy en día un PDF puede albergar casi cualquier tipo de contenido: texto, imágenes, vectoriales, sonido, vídeo, 3D, formularios…  Esta flexibilidad, si bien facilita el intercambio de información, complica su reproducción en papel, influyendo de manera importante en la salida final de nuestro trabajo.

Y es que no todos los PDFs están preparados para imprimirse fielmente. Veamos por qué…

Todos los archivos para su reproducción impresa han de pasar por un RIP. Este no es más que un ordenador que controla el equipo de impresión y que se encarga de traducir nuestro archivo de trabajo, desde el formato de origen hasta el formato “entendible” para que la máquina pueda imprimirlo.

Cada RIP trabaja de forma distinta, con lo que no todos interpretan de la misma forma los datos y por lo tanto, no proporcionan el mismo resultado en la salida. Es más, hay ciertas características que ofrecen los programas de diseño (patrones de relleno, efectos de lente,…) que requieren algún tipo de conversión, bien en la aplicación o al generar el PDF, para que puedan ser interpretadas por ciertos RIPs.

Y entonces… ¿Cómo hago con mi PDF?

Para evitar salidas inesperadas, se pueden definir un conjunto de parámetros que restringen el uso de funciones de PDF irrelevantes para la impresión y que obligan al uso de otras que facilitan resultados predecibles y coherentes. Estas reglas, llamadas “Job Options” , se pueden generar de forma particular en cada archivo o importar en nuestras aplicaciones de trabajo, cómo configuraciones ya programadas.

Con estas opciones decidiremos qué hacer con ciertos aspectos críticos en la interpretación del archivo a imprimir, como por ejemplo:

  • Color: si vamos a incluir RGB, CMYK o tintas planas, si incluímos nuestros perfiles de color o no…
  • Transparencias: podríamos decidir acoplarlas para ver de forma más segura el resultado final, o por el contrario, respetarlas porque conocemos cómo lo interpretará el RIP de nuestro proveedor de impresión.
  • Sobreimprimir: decidir qué tintas se sobreimprimirán. En impresión digital, lo ideal es desactivar esta opción y que no sobreimprima ningún color (mucho menos el blanco), ya que puede originar un resultado inesperado.
  • Tipografías: es indispensable que todas las fuentes estén incrustadas o en su caso trazar todos los textos antes de crear el PDF.
  • Tamaño: conviene crear en todos los casos un PDF con pautas, marcas de corte y sangrado del documento aun cuando no llegue el diseño hasta el borde del papel.

Con estas ideas básicas sobre el Portable Document File, podemos dar el siguiente paso y configurar nuestro PDF imprimible.

Tags:
Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies