¿Puedo tener esto impreso para mañana?

Es urgente. ¿Para cuándo puede esto estar impreso?” Una de las frases más escuchadas de los clientes y reto de las imprentas: la aceleración de los procesos de impresión para acortar los tiempos de entrega de material al cliente.

La sociedad digital requiere de servicios cada vez más rápidos. Se ha pasado de dar tiempos de entrega de varias semanas, a recortarlo a días y ahora algunos departamentos tienen la necesidad de contar con el material en cuestión de horas.

Pero ¿es real esta necesidad o falta una mejor planificación? ¿Afectan las prisas a los acabados? ¿Es el mismo trabajo de impresión el realizado en diez días que el de tres jornadas?

Así se ha creado un ecosistema de trabajo de alta intensidad, donde sobrevive la empresa que es capaz de mezclar trabajos grandes con pequeños pedidos para ajustar márgenes y cumplir plazos de entrega.

Todo sin olvidar que la automatización de procesos no ha de comprometer en ningún momento la calidad del trabajo final. Porque ¿a quién  no le gusta un trabajo bien hecho?

En este contexto, es importante la labor del asesor comercial, el técnico y la propia idiosincrasia de la empresa impresora, que ha de ser capaz de contar con última tecnología e identificar prioridades para decidir qué trabajos entran primero en fabricación para que los que están en cola lleguen también a tiempo a cliente. La consultoría personalizada, una filosofía que desde nuestro nacimiento aplicamos en Printhaus.

La planificación, la mejor garantía de éxito

 

Es importante una buena comunicación entre imprenta y cliente y, sobre todo, que el cliente sea consciente de los flujos de trabajo y las fases del trabajo de impresión para que entienda cómo se produce su pedido y la necesidad del respeto a unos tiempos de fabricación, que incluyen en muchos casos un fino trabajo de preproducción, la impresión y la postproducción para que las tintas y su secado respeten la calidad de todo el trabajo previamente realizado. La satisfacción del cliente está en juego en cada segundo que se vive en este proceso y en Printhaus sabemos que, por eso, no todo vale.

El big data y el uso de datos variables es un reto aún más grande a la que se enfrenta la imprenta y un factor cada vez más común en los pedidos de nuestros clientes: ¿se pueden personalizar etiquetados? ¿cómo ajustar precios para que no se encarezca el producto final y que el material sea rentable para la imprenta y para la empresa que realiza el pedido? El relación personal entre el equipo humano de la imprenta y el cliente es la respuesta a todo ello.

¿Interesado en realizar tiradas cortas, pedidos ultra rápidos o aprovecharte de las ventajas de la última tecnología en impresión? Déjanos tu consulta sin compromiso y uno de nuestros asesores te explicará cuál es la mejor solución para tu necesidad.

Sin comentarios

Publicar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies